My Cart

Close

¡Envío GRATIS en todas las órdenes!

Back to Blogs

June 11 2019

La Terminator

Estaba bien borracha. Borracha nivel: capaz y soñé este papelón. Pero no, no lo soñé. En medio del jangueo, ahí en el To Go de la calle Loíza, miré al tipo con quien me había encontrado y, mientras trataba de encontrar mi pen de cannabis medicinal entre los asientos de mi carro, le dije con la lengua ebria:

"Vamos pa casa que te voy a aniquilar…

...pero primero ayúdame a encontrar mi pen."

El tipo muy cortésmente me ayudó a buscar mi pen. Nunca apareció. Probablemente porque en mi loquera lo había botado en otro lado, y porque él realmente no le importaba mi pen porque, revivamos estas palabras:

LO IBA A ANIQUILAR

No se me ocurre qué pudo haberse imaginado que yo le haría, pero a mí, si un tipo de dice eso, me voy corriendo en dirección contraria y llamo a la policía.

Anyway

Fuimos para mi casa para que el susodicho fuese aniquilado. Le ofrecií algo de beber. Aceptó. Le dije que me diera un momentito en lo que iba al baño. Entré a mi cuarto y me acosté a dormir.

Me fui a roncar con los angelitos con un guille cabrón.

Al rato (sabrá dios cuánto tiempo había pasado) él me despertó de mi 5to sueño para que le abriera el portón y lo dejara en libertad.

Tambaleando, le abrí el portón y se fue encabronao con los mismos blue balls que me dejan los hombres cuando se vienen pero no me hacen venir.  

Y yo, con toda la paz que alberga en mi corazón, me fui a aniquilar mi cama nuevamente.

Hasta la vista, baby.

Back to Blogs

0 comments

Leave a comment

All blog comments are checked prior to publishing