My Cart

Close
Back to Blogs

August 06 2018

Pegging, parte de la revolución

Recientemente se publicó en este blog un artículo sobre la “revolución anal masculina”, aquella que da indicios de que a muchos hombres les gusta o fantasean con placer derivados de sus anos pero que se niegan a admitir o discutir. Esto me llevó a mí, un lector de capela.love, a colaborar este escrito sobre una práctica conocida como 'pegging' que también es parte de dicha revolución.

Aquí hablaré sobre eso, desde una perspectiva de hombre heterosexual casado que soy, y descartaré ciertas malas interpretaciones respecto al 'pegging', mas trataré de fomentar una mejor visión entre nuestros lectores. Este artículo está dirigido a hombres, aunque mujeres se pueden beneficiar del mismo, y en especial parejas.

¿Qué es el 'Pegging'?

Sin rodeos y en palabras directas, 'pegging' es cuando una mujer se pone un 'strap-on' (un dildo sujetado por tiras) para penetrar a un hombre.

¡¿Cóooomo?!”... pensarán rápidamente algunos hombres y mujeres. No se alarme, mantenga una mente abierta y siga leyendo para al menos saber más, o en el mejor de los casos, dirigirse a satisfacer su curiosidad.

 

 

 

 

 

 

 

Prejuicios Comunes

Procedamos a hablar de varias ideas equivocadas en torno al 'pegging':

  • Es de gays: Este prejuicio comúnmente va por estas líneas: “Eso es de gays de closet que secretamente quieren pene”... o... “Eso va a hacer que luego me guste un pene real”.

No, no es algo gay.

Pero antes de continuar recalcaré que no es malo ser gay. Por lo tanto, afirmar que el 'pegging' no es gay, no se hace porque ser gay sea malo, sino porque simplemente no es una práctica gay. No es otro hombre quien te estaría penetrando, por lo tanto no es gay (sexo con personas del mismo género es lo que define ser gay). Mientras sea una mujer la que te de placer -aun por detrás- es completamente heterosexual. Y no, no significa que vas a estar deseando un pene real. Simplemente te estarán estimulando una parte de tu cuerpo para que te de placer tal como se hace con otras partes.

  • No gracias, eso tiene que doler: Si se hace bien, con paciencia y las mejores prácticas, no duele y el placer derivado es inmenso. Te lo digo por experiencia. Pero hablar de dichas prácticas podría ser material para un artículo futuro.

 ¿Por qué hacerlo?

Hay razones obvias y no obvias por las cuales es bueno ir considerando esta práctica sexual en tu vida:

  • Innovación: Una de las razones básicas para hacer pegging es para introducir novedad a tu vida sexual. A veces sucede que el sexo pierde su 'return on investment'. Es decir, comienzas a derivar menos placer según inviertes tiempo en las mismas estrategias. Y para remediar esto, a menudo se recurre a nuevas técnicas. Pegging es una de ellas.
  • Placer Físico: La estimulación anal provee placer físico, siempre y cuando se esté relajado, confiado y se haya comenzado paulatinamente. ¿No me crees? Solo pregúntele a los miles y miles de mujeres y hombres que gozan del sexo anal. Simple placer.
  • Placer 'Psicológico': Como hombres, fuimos enseñados directa o indirectamente a ser dominantes y esto se refleja en el sexo: a ser los que penetramos y los que asumimos posiciones de poder, tanto en dinámicas como en posiciones literales: estar al tope cuando se tiene sexo en 'misionero', o detrás cuando se folla en cuatro, etc. Pero con el pegging, nuestra mentalidad dominante disminuye o se apaga según una mujer es la que asume el poder, la que toma las posiciones que normalmente estás acostumbrado a tomar, y la que hace la penetración mientras a ti te queda confiar y recibir. La oportunidad de cambiar de roles y ser subversivos con esos comportamientos 'masculinos' aprendidos socialmente, y derivar placer en este proceso, produce un 'rush' inmenso. El pegging te puede dar un placer 'psicológico' que viene de disfrutar algo que se “supone” que no estés haciendo.
  • Apertura Emocional: El acto de pegging requiere que te 'abras' hacia la mujer, no solo físicamente sino que también emocionalmente. No puedes tener una coraza fría donde eres tú quien mandas, quien controlas; no es la dinámica que funcionaría con la mujer que hará pegging. Requiere confianza y hasta cierto punto vulnerabilidad, la cual puede conllevar – junto al fortalecimiento de lazos – a querer más a esa mujer y experimentar un estado emocional más grande y honesto. Esto es una postura refrescante de la postura que usualmente tenemos los hombres de ser emocionalmente inpenetrables.
  • Fortalecer Lazos (o 'Bonding'): Dado que el pegging require esa apertura emocional, la disminución momentánea de nuestro ego masculino y más confianza en la mujer con el 'strap-on', pues tiende a crear mayor 'bonding' con ella. Los lazos que unen relaciones muchas veces dependen del nivel de confianza. El pegging añade otra faceta en donde debes confiar y dejarte llevar, y tanto el hombre como la mujer pueden terminar queriéndose más.

 Esto es todo por ahora referente al acto de pegging, que es cada día más popular incluso en series de televisión y películas. No hay excusas para no curiosear e intentarlo y hemos dado varias razones por qué. Siéntase en confianza de enviarnos o comentar abajo sus preguntas, inquietudes, y relatos.

Words: Capela Love
Back to Blogs

4 comments

  • CARLOS: December 25, 2018

    pues…si que se disfruta. Lo practico ocasionalmente con mi sra…no tan seguido….y no porque yo no quiera!

  • Gato Rojo: August 20, 2018

    Decir que el “hetero por naturaleza no se dejaría hacer algo así” es una generalización.

  • Marines Rivera: August 13, 2018

    Los hetero se dejan y las mujeres lo disfrutan…

  • Edgar: August 07, 2018

    Interesante, pero habría que preguntarle a las mujeres si en realidad lo harían el hetero por naturaleza no se dejaría hacer algo así

Leave a comment

All blog comments are checked prior to publishing