FREE SHIPPING EN ORDENES DE $69+

Fui la otra sin saberlo

capela love

Por: colaboradora invitada

Mientras vivía en NYC recibí la visita de una amiga. Ella tenía una tienda y quería que la acompañara a este evento en donde compraría mercancía nueva. Ella encontró lo que buscaba y yo, un jevo nuevo. 

Mientras decidimos qué estilos escoger,  se nos acercó este chico preguntándonos si nos gustaban las piezas que estaba a punto de comprar para su negocio. Le dimos nuestra opinión sin mucha conversación y nos fuimos. 

Continuamos nuestra caminata por los interminables pasillos de estas ferias de compra y me quedé pensando en él. Le digo a mi amiga, “fíjate, ese muchacho estaba de lo más mono”. Su respuesta, “ajáaaaa, se notaba que quería seguir hablando contigo y le pichaste”. 

Decidí ir a buscarlo por donde lo había visto pero no lo encontré. Cuando volví a donde estaba mi amiga, estaba él preguntándole por mí. 

Sin saberlo, ambos habíamos decidido buscarnos. Ahí comenzó todo. 

Esa noche fuimos a cenar. Yo intentaba pichar haciéndome las más ocupada, pero como él se iba al otro día porque vivía en Puerto Rico, acepté porque según yo, “no lo iba a ver más”.

Ujummm.

Cuento largo corto, varias horas más tarde caminábamos de la mano por todo Manhattan mientras nos grajetéabamos como dos adolescentes debajo de un árbol, frente la biblioteca pública, en el tren... Se quedó en mi apartamento esa noche. Al otro día cambió su pasaje y se quedó una noche más. 

48 horas de un fall in love total. 

Se fue y estuvimos alrededor de mes y medio hablando a todas horas. En la mañana, tarde o de madrugada. Enviándonos fotos, hablando de la vida, de nuestras carreras, compramos pasajes para irnos de viaje a California, pero primero para ir a visitarlo. Hablamos de todo, excepto de nuestro estatus civil. 

Fui a visitarlo y todo estaba genial. Yo misma decía, “coño, este jevo treintón, profesional, económicamente estable y ¿soltero?”. Era demasiado perfecto para ser realidad. 

Luego de varios días juntos me picó algo y le pregunté: fulano, cuéntame ¿estás casado, divorciado, tienes hijos? Error. Por poco escupe el buche de agua que tenía en la boca y sin contestarme, supe que algo andaba mal. 

“Estoy separado y tengo tres hijos”. Me dio un retortijón que lo que quería era salir corriendo para un baño en ese momento. ¡Qué clase de cabrón!, fue lo primero que pensé.

“¿En serio te estás tirando el viejo cuento de que estás separado?, le pregunté. “Es que lo estoy”, me respondió. ¿Y cuándo pensabas decírmelo o simplemente no estaba en tu plan?, volví a cuestionarle. 

“¿Cómo carajos quieres que le diga a la muchacha que te encanta, que estás casado y con hijos?”, “¿cómo le explico que mientras más la conozco más son las ganas de haberla conocido  mucho antes?”, “¿cómo puedo hablarle la verdad sin espantarla?”, continúo preguntando.  “Lo primero que debiste no hacer desde un principio fue invitarme a salir”, le contesté. 

Volví al otro día para NY. Mientras tanto, recordé varios datos personales que me dio y me puse mi sombrero de agente del FBI hasta que logré confirmar varias cosas. Descubrí desde dónde vivía, dónde estudiaban sus hijos, hasta quién era su esposa y si en realidad estaban separados. ¡En esta aldea puertorriqueña todo se sabe!

Resulta ser que una de mis fuentes de información era uno de mis mejores amigos de la escuela. Me dijo “fulana, ellos llevan varios meses separados y no es la primera vez. Pero según te digo una cosa te digo otra: no se van a divorciar. Económicamente no les beneficia así que no te envuelvas y salte de ahí”. 

Le hice caso, pero confieso que me gustaba mucho.  

Tiempo después volvieron y ella descubrió unos mensajes de texto (viejos) entre nosotros. Me llamó en una ocasión reclamandome. Le dije que lo sentía mucho pero a quién debía reclamarle era a su esposo y no a mí. Ya se podrán imaginar quién quedó como la cabrona en esta historia. 

Han pasado más de 10 años. Ellos siguen juntos y se han vuelto a separar. 

Enseñanza: no culpes a un tercero de las faltas de tu pareja. Nadie se mete en la relación de nadie. 

DEJA UN COMENTARIO

Que quede claro que vamos a revisar tu comentario antes de hacerlo público


Dale pa'rriba

x