Lo que debes saber del herpes y tu vida sexual

capela love

El herpes es uno de los cucos de las infecciones de transmisión sexual y, como sabemos que es mucho más común de lo que todos pensamos, te damos un resumen de lo que debes saber del herpes labial y genital.

Virus del herpes simple: tipo 1 y tipo 2

El virus del herpes simple, que comúnmente conocemos como herpes, se clasifica en dos tipos: herpes tipo 1 (HSV-1 o herpes oral) y herpes tipo 2 (HSV-2 o herpes genital). El herpes tipo 1, típicamente infecta los labios y la boca, causando el desarrollo de herpes oral (herpes labial) que es lo mismo que los famosos “cold sores” o “fever blisters”, pero también pueden salir en los ojos, la cara u otras partes del cuerpo. Se puede contagiar a través de besps, compartir vasos o utensilios, toallas, o tocando las ampollas antes de que sane. El virus también se puede transmitir a otras personas de 24 a 48 horas antes de que aparezca el herpes labial. 

Una vez que un niño se infecta con el virus del herpes simple, este se vuelve inactivo durante largos períodos de tiempo y activarse en cualquier momento y causar herpes labial. El herpes labial no suele durar más de 2 semanas. El sol caliente, el viento frío, una enfermedad o un sistema inmunológico débil pueden causar la aparición de herpes labial.

Un dato curioso es que el virus del herpes tiene la capacidad de integrar su información genética dentro de la información genética humana por lo que para algunas personas el herpes se adquiere a través de los genes heredados padres a hijos y no por contagio persona-persona. (UPRM)

La mayoría de las personas están infectadas con el herpes tipo 1, lo que significa que no hay necesidad de entrar en pánico si descubres que tienes el virus. Muchas personas son asintomáticas y no presentan ningún síntoma visible y obvio, pero pueden transmitirlo a otras personas. Si bien el herpes tipo 1 generalmente afecta los labios y la boca, también puede propagarse a los genitales y provocar herpes genital. 

El herpes tipo 2 típicamente infecta los genitales, provocando las “bolsitas de agua” en los genitales o alrededor y ano. Esta forma del virus generalmente se transmite a través de la actividad sexual, aunque también puede transmitirse de madre a hijo durante el parto. A diferencia del herpes tipo 1, es muy raro que el herpes tipo 2 se propague a la boca y los labios. Esta forma del virus del herpes causa casi exclusivamente lesiones genitales. Al igual que el HSV-1, muchas personas con HSV-2 no presentan síntomas y no saben que están infectadas. De hecho, según la Organización Mundial de la Salud, solo del 10 al 20 por ciento de las personas que tienen HSV-2 informan un diagnóstico previo de herpes genital, lo que significa que hasta el 90% de las personas que tienen el virus ni siquiera saben que tienen eso. 

¿Cuánta gente vive con la infección?

Se estima que el 90% de la población mundial está infectada de alguno de los tipos de herpes. En Estados Unidos, el 65% de la población tiene anticuerpos contra el tipo 1. En Puerto Rico, el 22.3% de la población está infectado con el tipo 2. La gran mayoría no lo sabe, y las mujeres tienen un mayor riesgo de contraer este virus. (UPRM)

Los síntomas del herpes:

HSV-1 y HSV-2 causan síntomas similares. Sin embargo, debido a que las dos formas del virus infectan diferentes partes del cuerpo, sus síntomas suelen presentarse, en la mayoría de los casos, en los labios y la boca o de los genitales. Las personas infectadas con el virus generalmente atraviesan un brote inicial poco después de contraer el virus. Suelen salir las molestas ampollas  y una variedad de síntomas similares a los de la gripe. Un brote inicial de herpes tipo 1 puede durar de dos a tres semanas. 

Después del brote inicial, el virus puede reaparecer por diversas razones. Algunas personas experimentan brotes cada cierta cantidad de meses, mientras que otras solo experimentan brotes después de que ocurre algún evento desencadenante, o no experimentan ningún síntoma. Aunque es poco común, el herpes tipo 1 también puede causar herpes genital. El síntoma más obvio y molestoso del herpes tipo 2, es el desarrollo de ampollas, que pueden formarse en los genitales, en la ingle y en la zona superior del muslo y alrededor del ano. Los brotes iniciales de este tipo de herpes pueden causar dolor de cabeza, fatiga, inflamación glandular y náuseas. Muchas gente confunde los síntomas iniciales con una gripe o monga antes de que las lesiones genitales se hagan visibles. Al igual que el HSV-1, los síntomas iniciales de un brote de HSV-2 suelen durar de dos a tres semanas. 

Tratamiento:

Los brotes de ambos tipos de herpes son fáciles y económicos de tratar. Los medicamentos más utilizados para ambas formas del virus son antivirales como el valaciclovir (Valtrex®) y el aciclovir (Zovirax). Estos actúan previniendo el desarrollo del virus del herpes, ayudando a controlar los brotes y reduciendo el riesgo de infectar a otras personas. 

Mito de que la vida sexual se acabó:

No. No se acabó. Aunque las ampollas son molestas, dolorosas y aun no existe cura, el tratamiento del herpes es simple y puede acortar o prevenir los brotes, por lo que se puede tener una vida amorosa normal. "Hay chicas que llegan a la oficina llorando y entrando en pánico una vez conocen que tienen herpes. Piensan que su vida sexual se acabó y no deben pensar así”, nos comentó la Dra. Yari Vale Moreno, cuando le preguntamos sobre el herpes. 

Si uno de cada seis estadounidenses entre 14 y 49 años y el 22% de la población total de Puerto Rico tiene herpes tipo 2, las probabilidades de que tu próximo partner o pareja esté en el mismo barco que tú, son bien altas.

Así que dejemos de pensar que aquella persona que tiene herpes es promiscua o no se cuidó lo suficiente. Es muy necesario hablar de estos temas y reducir el estigma que rodea el herpes porque al fin y al cabo, puede que lo tengas y no lo sabes o es probable que en algún momento de tu vida, te dará. ¿Y sabes qué? Podrás continuar una vida normal. 

 

Referencias:

Brady, R. C. y Bernstein, D. I. (2004). Tratamiento de las infecciones por virus del herpes simple. Investigación antiviral, 61 (2), 73-81.

Cowan, F. M., Johnson, A. M., Ashley, R., Corey, L. y Mindel, A. (2019). Relación entre los anticuerpos contra el virus del herpes simple (VHS) y los síntomas de la infección por VHS. Revista de enfermedades infecciosas, 174 (3), 470-475.

Looker, K. J., Garnett, G. P. y Schmid, G. P. (2008). Una estimación de la prevalencia e incidencia mundial de la infección por el virus del herpes simple tipo 2. Boletín de la Organización Mundial de la Salud, 86, 805-812A.

Shearer, L. S., Simmons, L., Mindel, A., Stanberry, L. R. y Rosenthal, S. L. (2012). Reducir el estigma de la infección por el virus del herpes simple: lecciones de un concurso de videos en línea. Salud sexual, 9 (5), 438-444.

Taylor, T. J., Brockman, M. A., McNamee, E. E. y Knipe, D. M. (2002). Virus del herpes simple. Frontiers in biocience: a journal and virtual library, 7, d752-64.

Whitley, R. J. y Roizman, B. (2001). Infecciones por virus del herpes simple. La lanceta, 357 (9267), 1513-1518.

Xu, F., Lee, F. K., Morrow, R. A., Sternberg, M. R., Luther, K. E., Dubin, G. y Markowitz, L. E. (2007). Seroprevalencia del virus del herpes simple tipo 1 en niños en los Estados Unidos. Revista de pediatría, 151 (4), 374-377.




3 comentarios
Ovanie September 12, 2021

Yo padezco desde 2014 herpes tipo 2, y se me ha hecho difícil que personas nos traten como una peste y me gustaría que nos dejen de ver así, aquí leo que es posible vivir así, pero no he conseguido pareja y he colgado los guantes

Negrita September 12, 2021

Cuando en un examen en el 2014 me dijeron que tenía herpes tipo 2, me dio miedo y aún lo tengo, no he tenido sexo y es malo esto porque, a las 2 personas que conocía, les decía lo que tenía y no me buscaban más, ojalá pudiera conocer a alguien que lo tuviera y no fuese más rechazada, este artículo dice, pero hasta ahora no he conocido a nadie como yo, que difícil es.

Lone Ranger March 03, 2021

Yo era una persona que disfrutaba inmensamente de mi sexualidad antes del HSV2. Me cerre por completo a nuevas experiencias, ya que me da panico tener que contarle a una posible pareja. No confio en nadie. Me baño con guantes cuando tengo brotes. Tengo depresión a causa de esto. No encuentro ni como masturbarme por miedo.

Si hay alguien que pueda comentar sobre como lidian con volver a salir y decirlo a un posible pretendiente. Por favor diganme porque mi vida sexual murió definitivamente.

DEJA UN COMENTARIO

Que quede claro que vamos a revisar tu comentario antes de hacerlo público


Dale pa'rriba

x