Free Shipping en compras de $69+

Si tu novio no te mama el cu…

capela love

Cariñito corazón, quizás te estás preguntando por qué tu pareja, tu truco o tu peor es nada no te voltea como pancake y te da par de lengüentazos donde no llega la luz del sol. Quizá seas tú quien tiene dudas, así que aquí te hablamos un poco del tema para educarte, darte tranquilidad y aniquilar el tabú. ¡Vamo’ allá!


¿Es seguro el beso negro o anilingus?

Los doctores reconocen que existen factores de salud si esta práctica se lleva a cabo en condiciones poco higiénicas. ¡Mega obvio! Por eso, tienes que asegurarte de que se toman las medidas necesarias para evitar infecciones bacterianas o enfermedades de transmisión sexual. ¡En otras palabras, dale jabón a ese culanis antes de darle lengua!


¿Qué hacer antes de considerar irte a lo Bad Bunny de pecho?

 

  • Limpia el área en profundidad antes de realizar el acto sexual. Así que siempre ten tu toallita humedecida (o “chubs”), por si cae algo sin avisar.
  • Realízate pruebas de enfermedades de transmisión sexual para saber que no expones a ningún riesgos a otros y viceversa. Tú sabes, nos gusta el vaciloncito, pero con responsabilidad.
  • Considera una ducha anal o enema para alcanzar mayor limpieza de la zona.
  • Lávate antes y después del acto para evitar pasar bacterias de un área del cuerpo a otra.

¿Por qué debes considerar lamer esta zona durante el sexo?

El ano contiene muchas cavidades nerviosas y es también considerado una zona erógena, es decir un área ideal para experimentar placer sexual. Puede ser practicado en hombres y mujeres, y datos históricos indican que se practica desde la época de los griegos 500 años A.C. ¡A que esto no te lo enseñaron en la clase de Humanidades!

¿Cómo mejorar el sabor de la zona?

Considera comenzar colocando un lubricante con tu sabor preferido para romper el hielo si no te gustaría entrar de lleno y probar el sabor natural del ano. Puedes encontrar opciones aquí.


Posiciones recomendadas para realizar el acto

  •  En cuatro “patas”: Esta posición facilita el acceso de la lengua al área y es muy sensual.
  • Misionera: Acostándose boca arriba en la cama y que se lleve las piernas al pecho 
  • En la silla: Tu pareja deberá sentarse y colocar sus nalgas en el borde mientras lleva sus piernas al pecho.
  • Sumisión: Tu manjar humano deberá acostarse boca abajo con las piernas abiertas y tú harás todo el trabajo.

Otras consideraciones

Baby, recuerda que dar consentimiento a practicar anilingus, no necesariamente te da luz verde a pasar a la penetración. Pregúntale a tu pareja si quiere ir al siguiente paso antes de tirarte con to’ y tenis. También evita juzgar a la persona porque una práctica tan íntima requiere de mucha confianza y empatía. Los prejuicios los dejamos en el mismo lugar que el miedo, en la gaveta.


¿Te sirvió esta información? ¿Te atreves a probar el anilingus en tu próximo encuentro sexual? ¡Haz lo que te dé la gana, pero recuerda siempre hacerlo de forma segura! Si te interesa llevar tu vida sexual al próximo nivel, visita nuestra tienda. ¡De seguro algo te gusta para dar amor y fuete! ¡Ay fo, qué rico!
DEJA UN COMENTARIO

Que quede claro que vamos a revisar tu comentario antes de hacerlo público


Dale pa'rriba

x