Llegó el nuevo SUCCIONADOR DE CLÍTORIS: El Satisfyer Pro +2 :)

Una buena lubricación es parte fundamental del disfrute de las relaciones sexuales, especialmente el de la penetración. Sentir ese mete y saca, babosito y aceitosito, es a donde uno debe llegar. Porque eso allá abajo no miente. Si te gusta se le nota.

Pero, en muchas ocasiones, aun cuando estamos excitadas, como que la lubricación no es igual. El estrés, las hormonas, el ciclo menstrual, puede jugar en nuestra contra y no encharcar el panty.

Nos pasa a todas. A los 20 o a los 60.

Yo sé que la saliva es el lubricante por excelencia, pero es un resuelve que dura poco tiempo. Y, si el sexo está bien intenso y hace mucho calor, sacar un poquito de saliva puede dejarte la lengua como lija o deshidratarte. 

Por eso: normalicemos el uso del lubricante. 

¡Hay demasiadas alternativas para hacer el sexo más delicioso! Y una de ellas son los lubricantes.

Lo primero que tenemos que saber es que hay varios tipos de lubricantes. Podemos dividirlos en: a base de silicón, a base de agua, a base de aceite y a base de aloe vera o sábila. Vamos a revisar sus características para aprender a diferenciarlos.

Lubricante a base de agua.

Los lubricantes a base de agua son los más comunes, versátiles y los más recomendados por especialistas. Pero, a diferencia de los otros que duran más, debes si vas a tener algo bastante intenso, es posible que tengas que reaplicarlo. 

Los lubricantes a base de agua, son perfectos para usarlos con condones. Además, si te provoca sacar todos tus juguetes sexuales del cajón secreto, no hay de qué preocuparse. Puedes usar un lubricante a base de agua con cualquiera.

Si estás buscando embarazarte o embarazar a tu pareja, el lubricante a base de agua es el más seguro con los espermatozoides.  

Lubricantes a base de silicón.

Esta es una opción de mayor duración. Esto quiere decir que puedes enfocarte completamente en el acto maratónico y olvidarte de reaplicar lubricante repetidamente. Si existe mucha sequedad vaginal, esta también es la opción. 

Puedes usar lubricantes a base de silicón con condones, ya que no los destruye y es ideal para el sexo anal. Esta es la segunda opción más versátil porque no se va con el agua. ¿Sabes lo que significa? Que en la ducha, playa o piscina, este es el que debes usar. 

Sin embargo, debes tener cuidado con los juguetes sexuales hechos de silicón porque son incompatibles.

Según la ginecóloga Dra. Yari Vale Moreno, MD,FACOG, sugiere lubricantes  

 

Otras cositas que debes saber:

Dale pa'rriba

x